EL TRATAMIENTO COMBINADO DE RADIACIÓN Y BACTERIAS SE DEMUESTRA EFECTIVO FEENTE AL MOSQUITO TIGRE

 
 
Benidorm, a 24 de julio de 2019
 
Los investigadores casi han destruido las poblaciones de las especies de mosquitos más invasoras del mundo, el mosquito tigre a (Aedes albopictus), en dos islas de China.
 
Redujeron las poblaciones de Aedes albopictus hasta en un 94% utilizando una combinación de dos técnicas de control en una investigación de campo por primera vez.
 
Publicado en la revista Nature, el tratamiento integra la esterilización de mosquitos tigres con la infección de machos con la bacteria Wolbachia pipientis, que dificulta la capacidad de los insectos para reproducirse y transmitir virus de enfermedades como el dengue y Zika
 
Para ello, se infectaron mosquitos en el laboratorio con cepas de Wolbachia, que se encuentran habitualmente en varias especies de insectos, como A. albopictus. Cuando los mosquitos machos infectados con Wolbachia se aparean con hembras salvajes, los insectos no pueden producir descendencia.
 
Durante las temporadas de reproducción de los mosquitos en 2016 y 2017, los investigadores liberaron más de 160.000 mosquitos por hectárea cada semana en áreas residenciales en dos islas situadas en un río en Guangzhou, la ciudad con la tasa más alta de transmisión de dengue en China.
 
El objetivo era que se reduciría enormemente la población de mosquitos porque las hembras salvajes que se apareaban con los machos alterados, y los machos silvestres que se apareaban con hembras de laboratorio estériles, no producirían descendencia.
 
El equipo realizó un seguimiento de la disminución de la población en mosquitos hembra adultos, ya que son los que pican a las personas y transmiten enfermedades.
 
Como se esperaba, el número promedio de hembras adultas silvestres se redujo en un 83% en 2016 y en un 94% en 2017.
 
Las estrategias actuales para controlar A. albopictus, como la fumigación con pesticidas y la eliminación de recipientes llenos de agua donde los insectos ponen sus huevos, no son lo suficientemente eficaces, según afirman los entomólogos.  
 
Fuente: https://www.nature.com/articles/d41586-019-02160-z